El Ministerio de Asuntos Exteriores ha confirmado este miércoles la muerte de Maya Villalobo, una hispanoisraelí de 19 años que estaba cumpliendo el servicio militar en el país de origen de su madre y permanecía desaparecida desde el pasado sábado. Hija de un profesor español de la Universidad de Sevilla y de una investigadora israelí, la joven se encontraba destinada en la base militar de Nahal Oz, próxima a Gaza, que resultó arrasada por los milicianos de Hamás.

“Con mucho dolor y amor estamos despidiendo a nuestra querida Maya. Ella siempre estará en nuestra memoria como una niña alegre y llena de amor, una adolescente deseosa de conocer el mundo, una joven mujer enamorada de España y muy cariñosa con sus padres”. Este es el último mensaje que la familia de Maya Villalobo ha enviado a la Asociación de la Prensa de Sevilla tras confirmarse su fallecimiento. En ese comunicado agradecen el interés mostrado por su hija y piden a los medios de comunicación que respeten su dolor y privacidad.

La joven de 19 años era hija de Eduardo Villalobo, profesor de Microbiología de la Universidad de Sevilla, y de Galit Sinvany, una investigadora israelí. Su familia perdió el contacto con ella el 7 de octubre a las 9.30 de la mañana. Su padre lanzaba un mensaje de ayuda al Ministerio de Exteriores ese mismo sábado a través de su cuenta de X: “Mi hija está desaparecida, los teléfonos no funcionan”. Poco después borraba la publicación e informaba de que ya estaba en contacto con la embajada.

Maya vivía en Israel, pero todos los veranos regresaba a Sevilla, donde pasaba largas temporadas. En sus redes sociales, la joven había colgado fotos de momentos de relax con sus compañeras durante el servicio militar en Nahal Oz. También se la podía ver disfrutando de la ciudad hispalense en compañía de amigas o paseando con su padre.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha hablado esta mañana con el padre de Maya, Eduardo Villalobo, a quien ha dado el pésame de parte del Gobierno.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El otro español afectado por el ataque es Iván Illarramendi, de 46 años, natural de Zarautz (Gipuzkoa), que residía en el kibutz (cooperativa agrícola) Kisufim, junto a la frontera de Gaza, con su esposa. Ambos se tuvieron que meter en un búnker al darse cuenta de que milicianos de Hamás estaban entrando en su casa. En el momento del incidente, la pareja llamó a sus padres, pero su domicilio estaba vacío cuando llegó la policía. Tampoco había rastro de lucha, por lo que la principal sospecha en su caso es que se trata de un secuestro.

Albares lo ha dado hoy por “desaparecido” y ha asegurado que su departamento está en contacto con su familia y con las autoridades israelíes, pero no ha querido dar ningún detalle por razones de seguridad. “El Gobierno español vuelve a reiterar su más enérgica condena del ataque terrorista de Hamás a Israel y expresa su más profundo pesar y todas sus condolencias a la familia y allegados por la muerte de Maya Villalobo Sinvany”, concluye el comunicado de Exteriores.

Investigación en la Audiencia Nacional

Paralelamente, María Tardón, jueza de la Audiencia Nacional, ha abierto una causa para investigar la muerte y desaparición de los españoles. La magistrada ha tomado esta decisión tras recibir un informe policial que advertía de la existencia de, al menos, tres posibles víctimas vinculadas a España. Según fuentes del tribunal, las pesquisas se centran en Maya Villalobo, Iván Illarramendi y su mujer.

Tardón ha abierto su investigación por delitos de terrorismo. Según ha explicado el tribunal en un comunicado, la jueza asume la competencia “al existir víctimas con nacionalidad española” y, en el caso de la esposa de Illarramendi, al tratarse “de un familiar de primer grado”. Pese a los recortes que se hicieron a la justicia universal en los últimos lustros, la legislación española permite investigar delitos de terrorismo cuando “la víctima tuviera nacionalidad española en el momento” de los hechos.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.