Al menos nueve aeropuertos regionales han sido evacuados este miércoles en Francia tras recibir “amenazas de atentado” por correo electrónico. Entre los aeropuertos afectados se encuentran los de Lille, Lyon (Bron), Nantes, Niza, Toulouse, Beauvais, Biarritz, Bordeaux, Pau y Estrasburgo, según han informado fuentes policiales a la Agence France Presse (AFP) y han confirmado los propios aeródromos.

También ha sido desalojado el palacio de Versalles por tercera vez desde el sábado, según han informado sus responsables en X (antes Twitter). Las alertas de este tipo se multiplican en el país desde el asesinato el viernes de un profesor de francés por un joven yihadista en una escuela de Arras, en el norte. El Gobierno de Emmanuel Macron ha elevado al máximo su alerta antiterrorista.

Las evacuaciones tuvieron lugar durante la mañana, según han señalado los aeródromos afectados. El aeródromo de Lyon ha informado en su página web de que el tráfico aéreo se ha reanudado y que se trataba de una “falsa alarma”, y el de Niza ha precisado que la evacuación fue parcial y se debió a la presencia de un paquete sospechoso, algo habitual, según confirma el servicio de prensa a este diario. El aeropuerto de Lille ha comunicado por su parte en redes sociales que tanto el personal como los pasajeros pueden ahora regresar al lugar con seguridad.

En Nantes, cerca de 1.000 personas fueron evacuadas del aeropuerto durante más de dos horas tras la presencia de un paquete sospechoso, ha señalado la prefectura al medio local France Bleu. Lo mismo sucedió en el aeropuerto de Beauvais, al norte de París, según consta en su página web. En cuanto al de Toulouse, el tráfico aéreo se encuentra “fuertemente perturbado” debido a una alerta de bomba. En el de Biarritz también se procedió a una evacuación durante 45 minutos, aunque los vuelos no se vieron afectados, según ha confirmado el servicio de prensa a este diario.

Viajeros esperan en el exterior del aeropuerto de Toulouse, este miércoles. CHARLY TRIBALLEAU (AFP)

Un portavoz de la Dirección General de Aviación Civil francesa (DGAC) confirmó a AFP “amenazas de bomba” y “evacuaciones de terminales” el miércoles por la mañana en cuatro centros de operaciones —Lille, Lyon, Toulouse y Beauvais (al norte de París)—, sin ofrecer más detalles. Según el marcador en línea de la DGAC, tres aeropuertos sufrían importantes retrasos poco después del mediodía: Toulouse-Blagnac (dos horas a la llegada, una hora y media a la salida), Lille-Lesquin (una hora y media a la llegada y a la salida) y Beauvais-Tillé (casi dos horas a la salida).

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Las alertas de este tipo se multiplican en el país desde el asesinato el viernes de Dominique Bernard, un profesor de Lengua de 57 años, por un joven yihadista en una escuela de Arras, en el norte de Francia. El atacante, identificado como Mohammed Mogouchkov y de nacionalidad rusa, hirió también a tres otras personas antes de ser detenido. Tras el atentado, el Gobierno elevó al máximo su alerta antiterrorista y ha desplegado a 7.000 el número de soldados.

El palacio de Versalles, que ya había sido evacuado el sábado y el martes, además de este miércoles, no es el único sitio turístico en haber recibido amenazas de bomba. El museo del Louvre también permaneció cerrado una parte de la jornada del sábado por “razones de seguridad”, aunque el ministro del Interior, Gérald Darmanin, explicó después que las amenazas de bomba no eran “reales”.

En Bélgica, un aeropuerto y dos plazas

En Bélgica, el aeropuerto de Ostende —situado a 25 kilómetros de la ciudad de Brujas— y dos céntricas plazas en Gante han sido también desalojadas tras sendas amenazas de bomba. En el aeropuerto de la ciudad costera belga, medio centenar de trabajadores fueron evacuados —no había pasajeros en ese momento— después de que se recibiera un correo electrónico “amenazante” contra varios aeropuertos, según la agencia Belga. Las fuerzas de seguridad registraron las instalaciones “por precaución”. El aeródromo solo permaneció cerrado dos horas y durante ese tiempo los vuelos fueron desviados a Bruselas. A las 14.00, hora peninsular de España, el tráfico se había restablecido.

Al mismo tiempo, en Gante se decidió evacuar dos céntricas plazas después de que se alertara de la presencia de un “paquete sospechoso”, una maleta que los equipos de desminado están revisando, además de cerrarse la estación sur de autobuses por el mismo motivo.

Desde el atentado yihadista cometido por un hombre de origen tunecino el lunes en Bruselas, que mató a dos ciudadanos suecos e hirió a un tercero, todo el país se encuentra bajo alerta terrorista 3 (de un máximo de 4) de “amenaza grave”, que llama a la población a permanecer “vigilante” y permite una mayor presencia policial en las calles.

Los primeros ministros de Bélgica, Alexander De Croo, y Suecia, Ulf Kristersson, participaron este miércoles en un homenaje en la capital belga a las víctimas mortales del atentado vinculado a la quema de ejemplares del Corán en Suecia en los últimos meses, que ha provocado fuertes protestas en el mundo musulmán.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_