Jordi Domínguez y Haritz Múgica son dos amigos que sintieron el afán de emprender cuando vieron el vídeo de un juego de mesa en redes sociales, quisieron comprarlo y no pudieron. “Decidimos crear el nuestro y adaptarlo a nuestras reglas”, cuenta Múgica. Un punto de partida que les llevó a fabricar una treintena de un juego con el fútbol como eje de referencia y a probar su venta entre los allegados. “Los vendimos enseguida, pero pensamos que era porque la familia nos quería mucho. Nos planteamos un reto: hacer 300 unidades y si las vendíamos en un verano, arrancaríamos con un proyecto de empresa en serio”. Dicho y hecho. Este primer intento salió redondo, por lo que dejaron de experimentar, se montaron su empresa con 3.000 euros de inversión y lanzaron el juego a la venta. Un primer paso que, sin embargo, se tornó en fracaso. “Cuando lanzamos un juego, los primeros los vendemos en preventa para obtener un remanente que nos permita seguir fabricando. Este primero no alcanzó las ventas necesarias, así que nos vimos obligados a buscar un fabricante que lo hiciera más barato para rebajar el precio”. Una vez conseguido, todo empezó a rodar en 2019.

Los cuatro juegos que tienen actualmente son de fútbol, multideporte, golf y minifútbol, con precios que oscilan entre los 59 y los 35 euros, se diseñan en España y se producen en China con madera extraída de bosques sostenibles y con plástico reciclado y reciclable. “Queremos acercar la producción, pero no hemos encontrado una fábrica competitiva en precio. Si los hiciéramos aquí tendrían que costar el doble”, argumenta Domínguez. Con un lanzamiento anual, de momento, están pensados para todas las edades, con partidas que duran entre 10 y 15 minutos y “que aprendes a jugar en menos de un minuto”, señala Múgica. Sus compradores son adultos, tanto hombres como mujeres, con edades de entre 35 y 55 años.

Con tres empleados, en 2022 su facturación ascendió a 300.000 euros. Los beneficios los reinvierten en la empresa. La pandemia coincidió con el lanzamiento de su segundo juego, con el que captaron 145.000 euros en la fase de preventa y 2.000 clientes. Una época en la que también pusieron en marcha un experimento con jugadores de fútbol como Antoine Griezmann o Saúl Ñíguez, a quienes retaron a probar el Plakks de fútbol y a colgar un vídeo en redes sociales. “Más de 50 jugadores se prestaron y nos sirvió para darle altavoz al juego”. Sus productos están a la venta en su propia web, en Amazon, El Corte Inglés, Fnac o en jugueterías.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO